Dios como señor del tiempo // Miguel Díez

Yo creo que estamos en unos tiempos muy especiales, tiempo de quebrantamiento mundial de muchas maneras, pero con un fruto maravilloso, porque en los corazones quebrantados habita el Espíritu Santo, y va a haber una gran cosecha, al comienzo de nuestro ministerio, íbamos con mi esposa y mis hijos al cementerio todos los días, algunas veces a dos cementerios al día, porque se nos morían jóvenes de SIDA, era terrible, pero eso nos fue quebrantando y quebrantado y eso nos llevó a clamar y clamar.

Los primeros obreros, pastores, ungidos, transformados, regenerados y benditos, se los fueron llevando, decíamos Dios mío ¿qué es esto? Nosotros los necesitamos aquí y ¿nos los quitas? Era una cosa tremenda y aunque no estamos en ese tiempo, en los últimos tres meses el Señor se ha llevado a tres de nuestros ministros.

Cuando Dios creó los cielos y la tierra, dice Génesis que en el principio creó Dios los cielos y la tierra, Dios vivía y vive en la dimensión eterna temporalmente fuera del tiempo, va y pone el reloj con la hora cero y por lo tanto, lo primero que crea es el tiempo, el tiempo de esta creación material, como todo lo que es material es temporal, porque después, con el tiempo hizo el espacio y la velocidad, para interactuar en toda la creación, pues pasaremos a la intemporalidad, a la dimensión de su presente eterno, fuera del tiempo ya no habrá más tiempo y por lo tanto no habrá limitación, porque el tiempo limita.

Por eso  después comienza y dice “Y fue la mañana y la tarde del primer día. Y así hasta el 7.º día y después del 7.º día, dice que terminó su obra, creó al hombre y a la mujer y terminó su obra y descansó, Shabbat, no que él necesitara descansar, sino para darnos a nosotros el Shabbat del 7.º día, y también especialmente el Shabbat que nos trajo Jesús, el Shabat de mil años.

Yo estoy experimentando que ya vivo el Shabbat milenial, porque Jesús desde que vino al mundo, dijo Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado a vosotros y el rey ha venido y ha establecido su reino y aquellos que somos liberados de la esclavitud de la ley, que manda a descansar un día a la semana y dedicarlo a Dios, resulta que nos lleva a Jesús, a vivir en el Shabbat todos los días, porque descansamos de nuestras obras carnales para que el Señor obre, haga sus obras espirituales y nosotros descansamos de nuestra carnalidad, de nuestro humanismo, de nuestro cronos y eso es lo que hace Jesús cuando dice Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar, os llevaré a mi salón.

Y me ha gustado mucho esa canción tan preciosa teniéndote a ti, lo tengo todo. ¡Ay qué hermoso! Pero una cosa es decirlo y otra es hacerlo, todo me sobra, renuncio a todo, lo dejo todo porque ese es el Reino de los cielos, semejante a un hombre que cavó en un terreno, encontró un tesoro y qué hizo lo escondió, porque no era suyo el terreno, vendió todo lo que tenía para comprar el terreno porque quería ese tesoro. Ese tesoro se llama Jesucristo, y teniéndolo a Él lo tenemos todo. Pero qué implica eso? Pues implica entrar a la dimensión del Reino de Dios.

Alguien me preguntó por qué remar esta locura? ¿Cómo es posible? ¡Esto es imposible! ¡Claro que es imposible! Porque es obra de Dios, que lo que le gusta hacer son los imposibles. No le gusta hacer cosas posibles, para eso estamos ahí los torpes humanos, porque es obra de Dios, hace 40 años el Señor me reveló el reino de los cielos  y me lo metió aquí dentro, el Rey y su reino, ese es el plan de todo el kairós aquí y por la eternidad. Porque Él es el Rey eterno, me reveló el reino y me metió en él, me dio la llave para entrar, esa llave es la que le dio a David para que pudiera tener la llave maestra de abrir todas las 12 puertas de la Jerusalén celestial,  esa llave ha producido el gran milagro en nuestro ministerio durante 40 años de que esto se expanda, pero de una forma alucinante que no se puede ni contar.

Vivir la locura de ir en lo imposible, eso va contra la razón, para vivir en la locura de la omnipotencia de Dios, de la gracia, de la fe, que es locura para lo intelectual, pero es poder de Dios para el que la recibe.

Y ahora el Señor se lleva a tres de nuestros ungidos fuertes, además hombres que estaban en potencia física tremenda y es que Dios quiere enseñarnos lo que es su kairos y liberarnos de lo que es nuestro cronos. ¿Cuándo empezó realmente el otro reloj? Porque cuando creó Dios no lo creó en el cronos, lo creó en su kairos, habla de su tiempo y por eso establece 7000 años para su creación, porque para Dios un día es como mil años y mil años como un día. Y resulta que en el año 96 empezó el 7.º milenio. Resulta que en este 7.º día de Dios está terminando su obra y luego Jesús vendrá a reinar mil años pronto. Y yo digo Señor, Maranatha! Maranatha! ¡Ven pronto! ¡Aleluya! Porque solo tú podrás arreglar este desaguisado terrenal tan terrible.

El 7.º día ya empezó y ese será el 7.º milenio de Dios, que es el Sabbath, mil años de descanso carnal y de redención de la creación, hasta los lobos descansarán de comer corderos, y comerán hierba junto a los corderos y los leones, las serpientes no picarán y no matarán.

Entonces, cuándo empezó? Si el Señor creó todo y dice que es bueno, estaba dentro de su kairos y cuando le da la ley de Dios a Adán y Eva, les dice de todos los árboles podréis comer, pero de este árbol del conocimiento del bien y del mal no comeréis, porque el día que comiereis, moriréis y comieron. El cronos entró a partir de ahí el reloj de la muerte, el reloj de la muerte comenzó a funcionar, porque antes no había muerte, ni un ni un bicho moría antes del pecado de Adán y Eva, pero la creación fue maldita y empezó la muerte a reinar. Satanás pudo constituir al principado más poderoso de su reino, que es la muerte, conforme a la palabra de Dios, que lo permitió, había muerte en el cielo? ¡Nunca!

Y entonces comenzó el cronos a funcionar el reloj de  arena, cuando sentenciaba a alguien o cuando le daban un tiempo para hacer, para resolver el asunto, daba la vuelta al reloj y empezaba a caer en la arena y esa persona sabía que cuando cayera al final de la arena, guillotina.

Hermanos míos, ¿Cómo vivimos? Sujetos al cronos o en la libertad del kairos, en la omnipotencia, en la alegría, en el gozo, nosotros como temporales que somos, andamos por vista, nos dejamos influir, generalmente más por el cronos, por nuestras limitaciones, por falta de la dimensión intemporal de la fe, que mueve montañas, que cambia los tiempos y que hace que retroceda el sol. Fíjate tú sí tiene poder la fe. El sol marcaba, y viene y hace retroceder al sol. ¡Fíjate tú qué experiencias del kairós! Y Dios quiere que aprendamos a vivir. En su kairós, en su tiempo y a confiar cuando Dios cosecha, es su tiempo el  que da la vida y el que la quita. Yo he sentido el sufrimiento de que nuestro pastor general de Croacia se lo llevara el Señor con 50 y tantos años, también uno de los pastores, segundo pastor principal en Argentina y un vasco ungido,  precioso ejemplar, de lo mejor, de lo mejor y se va con El Señor, se lo lleva de un infarto, con 11 hijos y no se cuantos nietos, y todos sirviendo al Señor.

Entonces, yo creo que todo tiene su tiempo, pero si estamos en el tiempo del mundo, en esta dimensión completamente material, carnal y diabólica, pues estaremos con la soga al cuello y así muchos dirán es que no tengo tiempo, es que no tengo tiempo!! Ay. ¿por qué lloras? ¡Es que no tengo tiempo! ¿Por qué no evangelizas? ¡Es que no tengo tiempo! Porque este Cronos es tan tiránico que está obligando a todo el mundo a que se estrese y se estrese,  afanarse y afanarse y a hacer cosas que no le pide Dios que haga, pero el reloj marca punto y ordena y los demás ahí sujetos a él.

Eclesiastés 3:1 “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” Que nadie se crea que Dios se olvida y no controla, no es el cronos el que controla, controla  aquel que decide abrir y abre y nadie puede cerrar,  aquel que decide cerrar y cierra y nadie puede abrir. Es aquel que da la vida y nadie lo puede impedir, y el que quita la vida y nadie puede retenerla.

 “Tiempo de nacer y tiempo de morir. Tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado. Tiempo de matar y tiempo de curar. Tiempo de destruir y tiempo de edificar. Tiempo de llorar y tiempo de reír. Tiempo de desechar y tiempo de bailar.” Fíjate las áreas del comportamiento humano que específica y tiempo de esparcir piedras y tiempo de juntar piedras. Tiempo de abrazar y tiempo de abstenerse de abrazar. Tiempo de buscar y tiempo de perder. Tiempo de guardar y tiempo de desechar. Tiempo de romper y tiempo de coser. Tiempo de callar y tiempo de hablar. Tiempo de amar y tiempo de aborrecer. Tiempo de guerra y tiempo de paz. ¿Qué provecho tiene el que trabaja de aquello en que se afana?

Al final la conclusión es esa. Qué provecho tiene el hombre que se afana y que se guía por el cronos y que organiza su agenda, su vida, su familia, su economía y ahí se centra. ¿Qué provecho tiene? Pero El Señor en un instante te quita el tiempo, te saca del tiempo terrenal y te lleva a la dimensión eterna para Salvación o para condenación, se acabó! Entonces esto nos enseña a decir, a entender que en las manos de Dios están nuestros tiempos y sólo en sus manos! A pesar de que nos agarremos al cronos, nos agarremos a organizar nuestros tiempos de manera terrenal según el sistema, y Dios rompe los sistemas.

Una de las causas del estrés actual es precisamente vivir  con esa ansia de ganarle al tiempo, ganarle y no saben estar quietos. Estad quietos y ved que yo soy Dios!

¿Cómo se conjuga eso con el cronos? Estad quietos y así voy a ver que él es Dios, voy a ver su kairos, voy a ver su intemporalidad Yo quieto! Voy a dejar de ir en mis fuerzas, en mi organización, en mi protagonismo y voy a ver. Tiempo de agacharme. Oh, mira que bien! Hay un pisapapeles aquí. ¡Gloria a Dios! Tienes esto ya pensado. ¿Verdad? ¡Aleluya!

Muchos están estresados, yo lo he estado también,  mezclando el cronos y el Kairos, y en el afán del ministerio y en el afán de, ir más allá, el Señor me ha parado los pies muchas veces, para enseñarme que la única dedicación que tengo que hacer, es que Él me guíe en su kairos, en su voluntad, en su obra, porque mi obra no vale nada y priorizar el uso del tiempo es fundamental.

“Yo he visto el trabajo que Dios ha dado a los hijos de los hombres para que se ocupen en él. Todo lo hizo hermoso en su tiempo, y ha puesto eternidad en el corazón de ellos.”

Eclesiastés 3:10

Resulta que el hombre se sujeta al cronos y el cronos le marca, ya tienes 50 años, has pasado el ecuador, ya empiezas a tener achaques, ya está la esquela, murió fulano de infarto, el otro  ya  tiene 70 y el cronos te dice te  queda poco, entonces intentas luchar contra ese Cronos. No  hay que luchar contra el coloso, hay que darle una patada y que se vaya al Olimpo con sus falsos dioses y dejar que el Señor nos guíe en su intemporalidad, en su paz, en su gloria. Todo lo hizo hermoso en su tiempo y ha puesto eternidad. Vivamos la eternidad que tenemos aquí dentro ya, lo ha puesto en el corazón! Por eso hasta el más ateo que dice que uno se muere y acaba como un perro, en el fondo le come vivo, le come el alma, ese pensamiento lo calla, no lo reconoce, porque claro, sería avergonzarse de su teoría y de su de su orgullo filosófico. Pero claro, cuando le llega la hora, hasta el más ateo, cuando le aprieta a Dios al cuello, dice Dios mío!

Se acabó vivir en esa necedad temporal,  tenemos esa eternidad, ya quiere el Señor que participemos de esa eternidad, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Si Él ya ha hecho su obra, ya dijo en la cruz “Consumado es!”, ya hizo su obra. Ahora solamente hay que dejarse guiar para que se materialice lo que ya ha hecho, para que se haga vida y vida en abundancia en nuestro favor y en el favor de los demás.

Eclesiastés 3:12 dice “ Y yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse y hacer bien en su vida.” No hay cosa mejor, por eso el gozo del Señor es nuestra fuerza, por eso el reloj te roba el gozo, hace mucho tiempo que no llevo reloj ni lo quiero. Entonces así me pasa en muchas otras cosas, como el Señor me habla, cómo me despierta por la noche para orar oportunamente por algo necesario, ¡cuán buena es la palabra a tiempo! Eso es lo que Dios quiere que vivamos, dejarnos alimentar por su palabra viva de su kairós,  la oportuna, no la chuleta vieja, yo he tenido que orar y pedirle al Señor la Palabra para esta esta tarde y el Señor me la da, y creo que es la palabra para mí y para todos.

Eclesiastés 3:13-14

“y también que es don de Dios que todo hombre coma y beba, y goce el bien de toda su labor. He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo.”

Ahora entiendo todo lo que hace el hombre, viene el fuego de la prueba y lo quema, acaba su obra en hojarasca, paja, así aparecen ministerios, ¿cuántas iglesias se han cerrado ahora con la pandemia? Estrellas fugaces, pero todo lo que hace Dios es perpetuo, la obra que está haciendo en ti y en mí es perpetua, eso es en lo que hay que confiar, aunque no sea tan tangible. Y así en el ministerio, es intemporal, si es perpetuo, es que es intemporal, es kairos. Sobre aquello no se añadirá sobre lo que Dios hace, ni de ello se disminuirá. Es perfecto, ni más ni menos y lo hace Dios para que delante de Él teman los hombres, para que tengamos respeto, temor de Dios cuidado con el reloj de Dios. Una cosa es nuestro relojito, el  cronos de planes para  mañana, hay que decir si Dios quiere! Muchos no lo dicen y resulta que mañana no lo hacen porque esa noche están fritos. Pero qué nos hemos creído? El Señor quiere que traigamos respeto a aquello que fue, ya es, y lo que ha de ser, fue ya, y Dios restaura lo que pasó. Así es como actúa el Señor, en su obra preciosa.

Quiero aprender a vivir en este kairós, estoy aprendiendo cada vez más, y seamos sabios, para que vivamos maravillados de cómo su obra, que ya está hecha, se vaya expresando en nuestro vivir cada día con Él, agarrados a su mano y guiados por su Espíritu, porque estos son los verdaderos hijos de Dios, los que son guiados por su Espíritu, dice el apóstol Pablo.

Eclesiastés 8:15-16 

“Por tanto, alabé yo la alegría; que no tiene el hombre bien debajo del sol, sino que coma y beba y se alegre; y que esto le quede de su trabajo los días de su vida que Dios le concede debajo del sol.  Yo, pues, dediqué mi corazón a conocer sabiduría, y a ver la faena que se hace sobre la tierra (porque hay quien ni de noche ni de día ve sueño en sus ojos);

Eclesiastés 8:5 dice

“El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio.”

El que guarda el mandamiento no experimentará mal, la ley fatídica del cronos es una ley del pecado, es una ley religiosa, incluso es una ley de la dimensión material. Pero el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio, discernimos el tiempo de Dios y el juicio de Dios, estamos viendo en este tiempo el juicio de Dios. Estuve en Ucrania con mi esposa, estuvimos, prediqué a 250 pastores, a cientos de jóvenes. No cabían en una cosa impresionante. Y yo les dije, muchos aquí están  quejándose por qué Dios está permitiendo esto? Y muchos están predicando de odiar a los rusos. Casi vamos pedir que sean fulminados. ¿Esto qué es? Yo les dije, ustedes están enseñando a odiar a los rusos y a Putin, pero qué es esto? Ese es el evangelio de Jesús? No es el verdadero evangelio, amar al que te aborrece, bendecir al que te maldice, no es devolver bien por mal. El evangelio de Jesús NO es que tenemos derecho a juzgar y a condenar a alguien, por muy malvado que sea. Entonces les dije: Ustedes deben de orar por Rusia, no solamente orar por Ucrania. Orar por Rusia, deben bendecirlos. Y les di una profecía a los jóvenes: Muchos de ustedes, en el momento en el Kairos de Dios, irán de misioneros a Rusia para bendecir ese país que va a quedar muy destrozado y va a necesitar auxilio y socorro, como ahora ustedes están necesitándolo y saben por qué están sufriendo este Kairos de Dios? Porque este país cayó en las garras del modernismo cristiano. Un país con un potencial pentecostal increíble, se adaptó al mamón de una manera vergonzosa y Dios lo está quebrantando. Ustedes den gracias a Dios porque a consecuencia de este quebrantamiento, muchos van a ser verdaderos hijos de Dios.

Ahora Dios usa al verdugo de Rusia contra Ucrania, mañana usará otro verdugo contra Rusia, es que Dios maneja y dirige los tiempos, Dios es el que organiza, Él no ha perdido el control, Él no se va de vacaciones,  Él no se duerme, Él no se descuida y tiene el control de lo que pasa cada instante.

¿Te imaginas que mente la de Dios? Cada pensamiento que tenemos lo capta y antes de que hablemos. Como resultado de lo que está viniendo y lo que va a venir, que va a ser terrible. La bendición será que la Iglesia, por fin, no sólo cante teniéndote a ti lo tengo todo, sino que se despoje de todo, que venda la colección de perlas para comprar la perla preciosa. Que sea realmente ciudadano del Reino de los Cielos y se deje liberar de todo lo que es terrenal, animal, diabólico de cronos, sentimental, intelectual o religioso, ese es el plan de Dios, ¡Qué hermoso!

 Y dice así Eclesiastés 8:6-8

“Porque para todo lo que quisieres hay tiempo y juicio; porque el mal del hombre es grande sobre él;  pues no sabe lo que ha de ser; y el cuándo haya de ser, ¿quién se lo enseñará? No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra, ni la impiedad librará al que la posee.”

Hermanos, al final está bien claro que desde que nacemos el principal problema es vencer al cronos, al reloj de arena, ¿qué marca? Que vas a morir, la convicción es absoluta, el bebé no se da cuenta de que va a morir,  ríe, come, mama, abraza, besa, juega y es feliz.  Por eso el Señor quiere que seamos como bebés, pero con madurez espiritual del kairós. Y desde que el hombre empieza a tener conocimiento y filosofía dice anda, se murió fulano, se murió el abuelo, se murió el vecino, aquí se muere todo el mundo, ¿me moriré yo? Pues claro que sí! Y por tanto, ese es el gran problema, y para eso, sobre todo, vino Jesucristo, no sólo para salvarnos, sino para vencer al cronos de la muerte, que empezó a funcionar desde que Adán y Eva lo trajeron, dejaron que Satanás lo implantara en este mundo, pero Jesús venció a la muerte y al Hades y nos ha liberado a los que queremos vivir en el Espíritu, en la libertad, en la intemporalidad, nos ha librado de ese reloj fatídico de arena y nos lleva a vivir de tal manera que si morimos, para él, morimos, si vivimos, para Él vivimos, nada de eso es lo que importa, lo que importa es que esté con nosotros.

Hermanos míos. Jesús vino a darnos vida, vida eterna, a librarnos del Tánatos. ¡Ay de aquellos que se dejan atemorizar por la muerte! Tienes dos opciones cronos o Kairos, el cronos que marca nuestro intelecto, nuestros razonamientos, nuestros sentimientos, nuestros deseos o los que marcan la familia, o lo que marca la religión, o lo que marca lo conveniente, lo políticamente correcto, que es una basura o el Kairos de Dios, que es locura santa, que es vivir participando de la omnipotencia de Dios, viendo como El hace milagros, prodigios, maravillas y te asombra y te asombra y que tu ahí solo eres como un palomino que vuela abriendo las alas y el viento te lleva, el viento, el espíritu de Dios. Yo quiero ese tiempo, el tiempo de Dios y quiero aprender a vivir en él.

¿Qué tiempos vivimos? Salmo 119:126 dice

“Tiempo es de actuar, oh Jehová, porque han invalidado tu ley.”

Muchas veces he leído este texto y siempre me ha llevado a mi mente a pensar, han invalidado tu ley. ¿Quién puede invalidar la ley? El que la tiene. ¿El que tiene la Torá? El que tiene la Biblia. El que tiene la Palabra. Los mandamientos de Dios. Ese es el que la puede invalidar desobedeciendo, siendo rebelde. Así que está hablando de la Iglesia y de Israel, han invalidado tu ley. La ley habla de la ley, si es ley, es que es buena, es de Dios, sino, no puede ser una ley.

Muchos han invalidado la ley, la Iglesia está invalidando la ley y dejando que multitudes se conviertan en vírgenes insensatas sin aceite y no actúan, es tiempo de actuar, en lugar de discutir, en lugar de hablar, es tiempo de frutos del Espíritu Santo. Es tiempo de que la Iglesia se ponga en el kairos para que el Espíritu Santo produzca sus frutos sobrenaturales. Son absolutamente divinos, nadie los puede producir, ni la religión ni ninguna Biblia, solo el Espíritu Santo los da a los que quieran ser instrumentos de fructificación, a los que se dejen podar para que él dé más frutos, ese es el tiempo en el que vivimos.

El gran problema es que hay gente que quiere jugar entre el cronos y el kairos y organizar y dicen me voy a cambiar de reloj el domingo. ¡No señor! Resulta que el domingo sigues teniendo el mismo reloj, aunque lo quieras adornar de religión, lo quieras vestir de piedad, pero no puede ser que tires el kairos cuando te dé la gana y que agarres el reloj del mundo y de tu organización.

¿Cuál es la motivación? Lo que importa es la motivación de la fe y del amor, porque para Cristo Jesús ni la circuncisión vale, ni la incircuncisión, sino la fe que actúa, que opera por el amor. Así que sólo de esa manera el kairos se manifiesta diariamente y te lleva a vivir en ese tiempo. Es tiempo de orar más que nunca, es tiempo de poner en práctica la armadura del cristiano.

Efesios 6:18 “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, no en la letra, repitiendo y repitiendo frases y frases y bendice los alimentos. Amén. El Espíritu, dirígeme tu Espíritu Santo, dirige tu mi oración, pon tu la oración que quieres decir tú con Cristo a la diestra del Padre, para que él la oiga y la responda.

Orar en el Espíritu también es tiempo de orar en lenguas, y sabes que veo? Que muchos pentecostales si oran en lenguas un poquito en el culto, ya es un esfuerzo y es hacer unas campanillas celestiales, pero dice que el que ora en lenguas a sí mismo se edifica, y tú y yo necesitamos edificarnos, porque viene, verás tú a partir de octubre negro lo que viene y verás tú las pruebas, tentaciones, persecuciones y ataques que van a venir porque forma parte del kairos de Dios para purificar a su Iglesia en el horno de fuego, para que no quede hojarasca.

Galatas 4:8-11 dice “Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses; mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?  Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años.  Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros”. Dice Pablo, porque lo que he querido es que aprendáis a dejaros guiar por el Espíritu como niños, y que viváis en ese Kairos divino y no permitáis etiquetar, controlar en segundos, minutos, días, horas y fiestas, porque eso es lo que le gusta al maligno para tenernos atados a la religión, que es la peor atadura.

Hemos pasado Shavuot, Pentecostés y para muchos ha sido sin pena ni gloria, para otros ha sido conmemorar la gran fiesta del Gran Pentecostés, pero dónde está la vivencia? Vivir el Pentecostés, pero no en esas fechas, sino cada día, por eso es el pentecostal cada día, ser evangélico cada día y ser de Cristo cada día. Es tiempo de orar en lenguas, de orar con intercesión, con súplica, y es tiempo de derramar delante de él nuestro corazón, como dice el Salmo 62:8

“Esperad en él en todo tiempo oh pueblos. Derramad delante de él vuestro corazón. Porque Dios es nuestro refugio.”

Yo me maravillo de ver personas que sus hijos se pierden y dicen “Bueno, el Señor los recuperará.” Pero qué dices? Lo normal es que el kairós te lleve a desgarrarte el corazón y a ponerte de rodillas y a gemir y a decir Señor, no permitas que el diablo se lleve a mi hijo, a mi nuera, a mi yerno o a mi nieto. ¡Que no! Señor, si es necesario, haz conmigo lo que quieras, pero ten misericordia y pelea con Dios, esto es el Kairos. Dios no se enfada de llevarnos a Peniel a luchar con Él, no se enfada. El Espíritu Santo nos quiere llevar, conducir a esos gemidos indecibles, porque hay muchas almas queridas en peligro y el diablo no se cansa de robar, matar y destruir.

Es tiempo de evangelizar, también es tiempo de alabar y de adorar a Dios, es tiempo predicar a tiempo y fuera de tiempo, confiesa a Cristo, no dejes que pase nadie a tu lado sin decirle Cristo te ama! Porque esa persona que pasa a tu lado, quizás nunca más tenga la oportunidad de que alguien le diga que Jesucristo lo ama y que tiene una vida eterna. Son semillas amorosas, sembremos el evangelio, es tiempo urgente de hacer discípulos, porque el tiempo es corto y es malo, discípulos no creyentes, haced discípulos que se llenen del Espíritu, que se consagren a Dios por completo que sirvan al Señor, que digan no quiero nada, todo es para ti, darte a ti Señor no es una obligación es un privilegio y solo los discípulos pisan al maligno, pisan serpientes y escorpiones, solo los discípulos tienen la gracia de Dios para ir en el Kairos.

Es tiempo de ir por todo el mundo,  El Señor quiere dedicación total, discípulos que le sirven de todo corazón, dispuestos a ir donde El Señor quiera mandarlos, Dios nos envía como ovejas en medio del lobo, nos envía al matadero, pero cada día esa bendita muerte, cada día morir, eso es negarse a sí mismo. Es tiempo de hablar, este es el tiempo.

No podemos acostarnos y dormir sin pedir al Señor límpiame, limpia mi corazón de todo aquel error que haya cometido, porque no hay dia perfecto, en total santidad, por tanto oración de arrepentimiento diaria, decir al Señor, sigue obrando en mi, que cada vez estorbe menos,  cada vez te ofenda menos. Si  oremos y evangelicemos, hagamos discípulos

Salmo 119:43

“No quites de mi boca en ningún tiempo la palabra de verdad, porque en tus juicios espero”

Que no salga de nuestra boca más que la verdad que es Cristo y su palabra, sino a cerrar la boca porque todo lo que sea más que la verdad es pecado, por más sentimental que sea, es pecado, esperemos en los juicios del Señor y que en su juicio seamos justificados por Cristo.

Es tiempo de ver la gloria de Dios y de ver cómo El Señor nos lleva a cosechar, es tiempo de recuperar las ovejas perdidas es tiempo de dejar las 99 en el redil y de ir a buscar la perdida. Debemos buscar la oveja perdida, no tiene precio, cuánto más un hijo pródigo, este es el tiempo que Dios nos está poniendo delante.

Que podamos declarar como David, Salmo 31:15-16

“En tu mano están mis tiempos; Líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores.  Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; sálvame por tu misericordia.”.

Menos mal que en Sus manos están nuestros tiempo porque si en las garras del enemigo están nuestros tiempo estamos esclavizados por el cronos, estamos en buenas manos.

A veces uno puede cuestionarse como Pablo, el aguijón que tenía en la carne, ese aguijón que no le dejaba, tres veces oró pablo y tres veces el kairos de Dios se lo denegó, le dijo “bástate mi gracia porque mi poder se perfecciona en tu debilidad”,  Dios te dice quiero sacarte de tu cronos, de tu razonamiento, de tu fortaleza, de lo que tu crees que debe de ser, quién pensamos que somos para decirle a Dios lo que tiene que ser o lo que merecemos, si lo que merecíamos era el infierno.

Todo tiene su tiempo, no tengamos miedo al tiempo final, yo no tengo miedo a mi tiempo final, se que se acerca, solo le pido que mi tiempo final sea como el de Pablo en su talante, en su expresión espiritual

2 Timoteo 4:6-8

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no solo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

Tenemos que vivir diciendo, yo ya estoy para ser sacrificado, Dios lo quiera o no, pero yo estoy listo, el tiempo de la partida de todos está cercano, El Señor viene pronto y formamos parte de las vírgenes sensatas, estamos con la lámpara llena de aceite, seremos arrebatados, el tiempo es corto, está cercano. Hemos peleado la buena batalla, la de la fe, el escudo está allí, hemos rechazado los dardos de mentira tantas veces y no nos han alcanzado. Esta carrera, este maratón de la salvación del camino de Cristo, he guardado la fe, que nosotros podamos terminar, cuando llegue el momento diciendo he guardado la fe, y asi cuando llegue el dia definitivo, no es problema de decir con tranquilidad, he guardado la fe!

2 Corintios 6:1-3

“Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.  No damos a nadie ninguna ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado”

Estamos en el tiempo de la gracia, pero llegará el día que se cerrará la puerta y se acabará la gracia, hoy es día de salvación, los que murieron ayer sino eran salvos, ya no tienen más oportunidad, hoy es el día de salvación, y no demos a nadie  ocasión de tropiezo.

¿Cómo manejas tu tiempo? La única manera de aprovecharlo es en el kairos, porque lo que se siembra para la carne se cosecha para corrupción, pero lo que se siembra para el espíritu es salvación y vida eterna.

Dile “Señor yo quiero aprender a vivir en tu kairos, quiero que me lleves en tu voluntad, libérame del cronos, libérame de mis pensamientos, de mis sentimientos, libérame de los planes egoístas, incluso familiares, carnales, religiosos y lleva en tu voluntad, haz conmigo lo que quieras, y si en tu tiempo quieres que participe de tribulación y vituperio, tu me darás la gracia para gozarme en medio de los sufrimientos por ti, qué privilegio sentiré cuando tu produzcas en tu tiempo esa gracia y aquí estoy Señor gobiérname en tu kairos, solo en tu voluntad, solo quiero dejarme llevar como un niño, como una paloma guiame tu! Sácame del cronos y ponme en tu tiempo, en tu kairos, en tu viento, en tu voluntad! Rompe el reloj terrenal, animal, diabólico, carnal, sentimental de nuestra vida y libéranos Señor de ese reloj, hazlo pedazos, para que podamos vivir en la libertad de tu intemporalidad, de tu Espíritu, participar de tu naturaleza divina y maravillarnos de la obra que es tuya y del privilegio de ser instrumentos tuyos para que la hagas. Miguel Díez.

(Visited 51 times, 1 visits today)

Quizás te puede interesar estos videos

https://www.solidariatv.com/wp-content/uploads/2022/10/radio-solidaria-escuchanos.jpg

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *