¿Cómo hacer la voluntad de Dios? // Juan José Estévez

¿Cómo hacer la voluntad de Dios? // Juan José Estévez

Predicación poderosa del pastor Juan José Estévez.

Introducción (00:00:00)

  • Jesús dice que no puede hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre.
  • Todo lo que el Padre hace, también el Hijo lo hace igualmente.
  • Para hacer la voluntad de Dios, debemos mirar lo que Él está haciendo y seguir su ejemplo.
  • Debemos estar atentos a su voz y obedecer sus mandamientos.
  • Debemos amar a Dios y a los demás como Él nos ama.
  • Hacer la voluntad de Dios no siempre es fácil, pero es siempre lo mejor.
  • Cuando hacemos la voluntad de Dios, estamos viviendo en armonía con su plan para nuestras vidas.
  • Hacer la voluntad de Dios nos trae paz, alegría y satisfacción.

El hombre caído no puede hacer la voluntad de Dios (00:00:36)

  • La voluntad de Dios es un camino que podemos elegir para agradarle.
  • Solo aquellos que han nacido de nuevo pueden hacer la voluntad de Dios.
  • Hacer la voluntad de Dios de buena voluntad significa desear genuinamente hacerlo, sin motivaciones egoístas y priorizando su voluntad.
  • Jesús ejemplificó la obediencia y sumisión al Padre al hacer la voluntad de Dios.
  • Lo que más demuestra que hacemos la voluntad de Dios es el corazón con el que actuamos.
  • Para hacer la voluntad de Dios, debemos manifestar obediencia y seguir su visión.
  • El camino a la excelencia cristiana es vivir en total dependencia de Dios.
  • Jesús vino a hacer la voluntad del Padre, no la suya propia, en obediencia y sumisión.
  • Cuando hacer la voluntad de Dios se convierte en una voluntad graciosa en nuestra vida, nos lleva a hacerlo de buena voluntad en nuestros corazones.

Para hacer la voluntad de Dios en su vida (00:07:10)

  • Jesús tenía dos voluntades: la humana y la divina, pero se despojó de su voluntad humana para hacer la voluntad de Dios.
  • El evangelio busca que muera nuestra voluntad para que solo prevalezca la voluntad de Dios en nuestra vida.
  • Dios no quiere que nos sintamos como deudores, sino como hijos que se relacionan con Él en una experiencia de paternidad y filiación.
  • Debemos sentirnos como hijos que viven permanentemente recibiendo satisfacción de Dios en nuestras vidas.

El hombre histórico (00:11:35)

  • El hombre nacido de nuevo tiene dos voluntades: la suya propia y la de Dios.
  • En Jesús había dos voluntades que no luchaban porque conciliaron sus voluntades en una.
  • Jesús, el hombre histórico, vivió dependiendo de la voluntad del Padre en su vida.
  • Jesús vivió por fe, dependiendo de la dirección de Dios en su vida.
  • La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta para nuestra vida.
  • Hacer la voluntad de Dios es la única motivación que debe tener un cristiano.
  • No debemos hacer la voluntad de Dios por obligación o por deuda, sino por amor y gratitud.
  • El Evangelio de Juan 5:30 dice que Jesús no puede hacer nada por sí mismo, sino que juzga según lo que oye y su juicio es justo porque no busca su propia voluntad, sino la del Padre.

Dependencia de Dios (00:14:15)

  • La voluntad de Dios debe ser la prioridad en nuestra vida, no la nuestra.
  • Vivir por fe es estar en comunión con lo que el Padre quiere para nuestra vida.
  • La voluntad propia es tóxica y dañina, solo piensa en sí misma y excluye a los demás.
  • La voluntad propia debe ser llevada a la cruz a morir cada día para que Cristo sea el centro de nuestra vida.

Hacer la Voluntad de Dios (00:20:57)

  • El deseo más grande debe ser hacer la voluntad de Dios, no buscar ser usado por Él.
  • Hacer la voluntad de Dios permite que Dios use nuestra vida como instrumento de gracia.
  • El camino más perfecto para el hombre es el camino de la voluntad de Dios.

El gran desafío de nuestra vida (00:22:18)

  • El gran desafío de nuestra vida es conciliar nuestra voluntad egoísta con la voluntad de Dios.
  • Dios no quiere que seamos robots, sino que lo elijamos a Él y su voluntad de buena voluntad.

El hacer tu voluntad (00:23:52)

  • El hacer la voluntad de Dios es posible gracias al trabajo de la cruz en nuestra vida.
  • La lucha entre nuestra voluntad y la voluntad de Dios es una lucha visceral.
  • Solo el trabajo de la cruz puede hacer posible que perdamos el deseo de hacer nuestra voluntad y hagamos lo que Dios quiere.
  • Debemos hacer la voluntad de Dios de buena voluntad, no por imposición religiosa.

El arado delgado va más a fondo (00:26:14)

  • Para hacer la voluntad de Dios, es necesario librarse de la propia voluntad, lo cual solo se logra mediante la cruz.
  • El trabajo constante de la cruz en la vida de una persona reduce el deseo de hacer lo que uno cree y mueve el corazón a hacer lo que Dios quiere.
  • La conversión verdadera implica cambios profundos en el corazón, eliminando la voluntad egoísta arraigada.
  • Dios trabaja en la vida de una persona para que pueda elegir hacer su voluntad por amor, no por recompensas.
  • Hacer la voluntad de Dios permite enfrentar y soportar las adversidades de la vida.
  • La voluntad de Dios es la prioridad en la vida de un cristiano y hacerla es el mayor patrimonio que puede tener una persona.
  • Jesús es el ejemplo perfecto de alguien que hizo la voluntad de Dios.
  • La verdadera libertad se demuestra cuando elegimos hacer la voluntad de Dios en lugar de la nuestra.

La libertad verdadera (00:35:30)

  • Para que haya libertad verdadera, debe haber opciones para elegir.
  • Si solo hay una opción, no hay libertad.
  • Dios te da libertad al pagar por tu libertad en la cruz.
  • Dios te libera del poder del pecado y te da a elegir entre el cielo y el infierno.
  • Dios no te obliga a hacer su voluntad, sino que te da la opción de elegir.

La Voluntad de Dios (00:36:26)

  • La voluntad de Dios es elegir siempre hacer lo que Dios quiere, no lo que uno mismo desea.
  • La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta, y contiene nuestra humanidad y nuestra actitud de vida.
  • La voluntad de Dios es como el cauce de un río que contiene y guía nuestras vidas, protegiéndonos de los peligros.
  • Fuera de la voluntad de Dios, nuestras vidas son como un viento incontrolado o una tormenta que causa estragos.
  • Hacer la voluntad de Dios nos lleva a morir a nosotros mismos y a vivir en su amor.

¿Es lícito hacer lo que quieres? (00:43:26)

  • La palabra de Dios dice que todo es lícito, pero no todo conviene.
  • El que ha nacido de nuevo no elige su voluntad, sino que elige hacer la voluntad de Dios.
  • Dios nos ha llamado a la libertad, y sin libertad no hay capacidad para elegir.
  • Dios quiere que le elijamos a Él a pesar de cualquier adversidad o conflicto.
  • Hacer la voluntad de Dios no siempre es fácil, pero nunca es un error.
  • Cuando hacemos la voluntad de Dios, ponemos nuestra confianza en lo que Él está haciendo y permitiendo.

Cada uno de nosotros es posible que… (00:46:52)

  • Necesitemos un camino de Damasco para morir a nuestra propia voluntad y vivir la voluntad de Dios.
  • Nuestra voluntad puede ser buena y agradable, pero Dios mira lo profundo de nuestro corazón.

La experiencia de Pablo (00:47:39)

  • Pablo tenía una voluntad fuerte y llena de sí mismo.
  • Se consideraba intachable y su voluntad estaba formada en su apariencia de vida.
  • Cuando Jesús se le reveló, Pablo cayó al suelo y comenzó la experiencia más importante de su vida.

La experiencia de la vida cristiana (00:49:06)

  • Dios se revela a nuestra vida para tomar nuestra voluntad y poner la suya en nosotros.
  • Dios no nos quita la voluntad por fuerza, sino por amor.
  • Pablo le preguntó a Jesús quién era y Jesús le dijo que era a quien perseguía.
  • Dios viene a mover nuestra voluntad, no solo cuando somos enemigos de Él, sino también cuando somos egoístas.

Todo lo que has hecho no sirve de nada (00:50:37)

  • Dios quiere hacer caer nuestra voluntad a los pies de Jesús para que nos enamoremos de Él y hagamos su voluntad.
  • Pablo tuvo una experiencia milagrosa en su vida cuando Dios le dijo que todo lo que había hecho no servía de nada.
  • Pablo encontró la voluntad de Dios y dijo que para él morir era ganancia y vivir era Cristo.

El hacer tu voluntad sea el todo en mi vida (00:51:58)

  • Dios puede cambiar nuestras vidas.
  • Debemos poner nuestra voluntad en Dios y hacer su voluntad de buena voluntad.
  • Pablo es un ejemplo de alguien que hizo la voluntad de Dios.
  • Los que hacen la voluntad de Dios no ven como perdida la ganancia de haber perdido su voluntad, sino que lo ven como ganancia en su vida.
  • El evangelio es contradictorio: el que es débil es fuerte, el que es pobre enriqueció a muchos.
  • Somos nada, pero en Cristo somos más que cualquier otra cosa en esta vida.
  • Dios puede cambiar nuestras vidas.
  • Debemos poner nuestra voluntad en Dios y hacer su voluntad de buena voluntad.

Las palabras que nacen de un corazón conquistado (00:53:39)

  • Romanos 12:2: No conformarse al mundo, sino transformarse por medio de la renovación del entendimiento para conocer la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios.
  • Pablo, a pesar de sus sufrimientos y adversidades, afirma que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta.
  • Pablo no ve el sufrimiento como una bandera en su vida, sino que lo soporta con dignidad.
  • Pablo muestra un corazón rendido y quebrantado, diciendo “no se haga mi voluntad, sino la tuya”.
  • La voluntad de Dios se puede conocer a través de la Biblia, la oración y el consejo de otros creyentes.
  • Es importante tener un corazón rendido y quebrantado para poder hacer la voluntad de Dios.
  • Hacer la voluntad de Dios no siempre es fácil, pero siempre es lo mejor.
  • Dios nos da la fuerza y la gracia para hacer su voluntad.
(Visited 108 times, 1 visits today)

Quizás te puede interesar estos videos

Post A Comment For The Creator: Solidaria TV

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *