Audiolibros

Biografía de George Muller // Una vida de FE y ORACIÓN

Conocer la vida de George Müller (1805-1898) quien fue un predicador y misionero nacido en Prusia, se destacó por su fe y confianza en la provisión para el mantenimiento de su obra a favor de los niños desamparados. Hay mucho de su vida que es ejemplar para todos nosotros hoy en día.

El cambio (00:01:18)

  • A los 20 años, George Müller asistió a un culto de oración que marcó el inicio de un cambio en su vida.
  • Rompió amistades pecaminosas, comenzó a leer la Biblia y a orar, y buscaba el compañerismo de creyentes.
  • Un profesor creyente, el doctor Tholuck, llegó al seminario y se reunió con otros estudiantes creyentes, lo que ayudó en el crecimiento espiritual de George Müller.
  • Deseó vivir completamente para Dios y se preparó ansiosamente para el servicio del Señor.
  • Fue exento del servicio militar por razones de salud, lo que le dio la oportunidad de comenzar su entrenamiento misionero.
  • Se enfermó gravemente en Londres, pero oró pidiendo saber la voluntad de Dios y comenzó a recuperarse.
  • Comprendió que necesitaba depender más de la dirección del Espíritu Santo, especialmente en cuanto a prepararse para predicar.
  • Dejó de lado los comentarios y otros libros, y se enfocó en la lectura y el estudio único de la palabra de Dios.
  • George Müller recibió fuerzas para su alma al cumplir con su compromiso de reunirse con sus compañeros para orar y leer las escrituras.
  • Su salud empeoró y sintió que debía comenzar a servir al Señor, por lo que comenzó a administrar a los judíos que vivían en Londres.

Aprendiendo a esperar en Dios (00:04:59)

  • George Müller aprendió a esperar en Dios para recibir guía y dirección en su ministerio.
  • Cuando no sabía qué texto usar en sus sermones, oraba hasta que Dios le daba uno.
  • A veces iba a los cultos sin texto, pero Dios se lo proveía justo antes de predicar.
  • Meditaba en el texto o pasaje seleccionado y escribía el bosquejo que le venía a la mente.
  • Confiaba en que Dios le traería a la memoria el mensaje en el que había meditado.
  • Sus prédicas consistían en explicar las escrituras y fortalecían a sus oyentes en la palabra de Dios.

Dependiendo de Dios por las finanzas (00:06:28)

  • George Müller y su esposa decidieron dejar de recibir los usufructos por vender las entradas a la iglesia.
  • Creían que la gente debería entrar gratis a la iglesia y dudaban que algunos dieran con alegría.
  • Pusieron una caja en la iglesia para que la gente depositara sus ofrendas.
  • A veces las ofrendas fueron muy escasas y otras veces tardaron en dárselas a tiempo.
  • George y su esposa no tuvieron lo suficiente para los gastos, pero Dios contestó sus oraciones impresionando a algunos de la congregación al darles comida o dinero.
  • Fueron diligentes para no contraer deudas y escogieron vivir sin ellas.
  • George escribió que esta manera de vivir con frecuencia ha sido el medio por el cual la gracia ha vuelto a reanimar su enfriado corazón y le ha restablecido en el Señor.
  • A veces tuvieron que orar para que Dios les supliera la cena mientras daban gracias por el almuerzo.
  • Dios usaba los donativos de los pobres, pequeñas donaciones pero preciosas.
  • Al cumplir el primer año de vivir sin sueldo, descubrieron que habían recibido más de lo que solían ganar recibiendo el sueldo.
  • George dijo que no ha servido a un maestro cruel y eso es lo que le da el gozo de demostrar.
  • Después de un poco más de dos años en Londres, George Müller fue guiado a mudarse a Bristol.
  • Dios bendijo su ministerio allí y muchas personas se convirtieron a causa de su ministerio.
  • Mucha gente pobre vino a sus puertas y tuvieron la oportunidad de ayudarlos de la manera como Dios les suplía.
  • También establecieron una escuela para niños donde les leían las escrituras y les hablaban del Señor.

Institución del conocimiento de las escrituras (00:09:02)

  • George Müller y su colaborador, el hermano Craik, sintieron la guía de establecer una institución misionera para difundir el evangelio dentro y fuera del país.
  • La institución se llamó “Institución del conocimiento de las escrituras”.
  • Incluía una escuela dominical para niños, escuelas diarias para niños y escuelas dominicales y nocturnas para adultos, todas con bases bíblicas.
  • La institución también distribuía biblias y tratados, y ayudaba a los misioneros en sus obras.
  • Las bases de la institución eran confiar totalmente en el Señor para las finanzas, no contraer deudas y no suponer que el éxito se determinaba por la cantidad de dinero o biblias distribuidas, sino por la bendición de Dios.
  • Después de varios meses de operación, escucharon de un huerfanito que había asistido a su escuela y se había afanado mucho por su alma, pero que se puso muy triste cuando las autoridades de la ciudad lo cambiaron a una casa de pobres lejos de la escuela.
  • Esto tocó profundamente el corazón de George Müller y despertó en él el deseo de ayudar a los niños pobres.

Primera asilo de huérfanos (00:10:42)

  • George Müller fundó su primer orfanato en 1835 a los 30 años, guiado por Dios para demostrar a los creyentes la fidelidad de Dios y ayudar a los huérfanos.
  • Creía que muchos cristianos estaban preocupados por su vejez y confiaban más en sus trabajos que en Dios, por lo que quería demostrarles la fidelidad de Dios.
  • También buscaba ayudar a los cristianos que trabajaban en profesiones deshonestas o temían dejar sus trabajos por miedo al desempleo, mostrándoles la fidelidad de Dios y su capacidad de ayudar a los que confían en Él.
  • Su objetivo era inspirar a otros a confiar en Dios y demostrar la realidad y veracidad del Dios vivo.
  • George Müller fue un hombre de fe y oración que confió en Dios para proveer para las necesidades de los huérfanos.
  • Abrió tres orfanatos para niños de diferentes edades y milagrosamente encontró una casa disponible para el tercer orfanato en la misma calle.
  • George Müller creía que Dios esperaba sus peticiones y pasaba mucho tiempo orando.

La fe probada (00:15:57)

  • George Müller enfrentó muchas pruebas financieras durante los primeros años de sus orfanatos, pero siempre confió en Dios para proveer.
  • En momentos de crisis, Müller oraba y Dios proveía de manera milagrosa los fondos necesarios.
  • Los trabajadores del orfanato se reunían a orar en la mañana, tarde y noche para que Dios supiese las necesidades.
  • Dios usó a personas de diferentes maneras para proveer para las necesidades del orfanato, incluyendo a un misionero alemán pobre y a una hermana que vendió algunos artículos que le habían sido enviados.
  • Müller también enfrentó pruebas personales, como la muerte de su padre y su hermano, pero encontró paz y consuelo en la Palabra de Dios.

Fortaleciendo su fe (00:24:12)

  • Georg Müller insistía en que él no tenía un don particular de fe, pero reconocía que la fe es un don.
  • Animaba a todos los creyentes a que probaran a Dios.
  • Sus opiniones en cuanto a cómo fortalecer la fe eran las siguientes:
  • La fe es un don que se debe pedir a Dios.
  • La fe se fortalece al leer cuidadosamente la palabra de Dios y meditar en ella.
  • Es necesario mantener un corazón recto y buena conciencia.
  • No debemos evitar las pruebas por las cuales nuestra fe recibe fortaleza en tiempo de prueba.
  • No debemos buscar por nuestras propias fuerzas la liberación, sino esperar a Dios y la liberación que viene de Él.

Edificando (00:25:21)

  • George Müller oró sobre si debía quedarse en la calle Wilson o construir su propio orfanato.
  • Había varias razones para mudarse, incluyendo la falta de espacio para que los niños jugaran, aprendieran jardinería y lavaran la ropa, y la falta de una enfermería.
  • Müller sintió que Dios quería probarle una vez más que Él era suficiente para proporcionarle el dinero necesario para construir un nuevo orfanato.
  • Müller y su esposa comenzaron a orar cada mañana durante 35 días para que Dios les proporcionara las diez mil libras esterlinas necesarias para comprar el terreno y construir el nuevo orfanato.
  • Después de 36 días de oración, recibieron un regalo de mil libras para el edificio.
  • Un arquitecto cristiano ofreció sus servicios para hacer los planos y supervisar la construcción sin cobrar por sus servicios.
  • Müller decidió no notificar al público de sus necesidades y buscar fondos, sino esperar en el Señor con fe y paciencia para que Él proveyera.

Ashley Down (00:28:15)

  • George Müller oró durante tres meses por un terreno para un orfanato.
  • Encontró un terreno en Ashley Down que parecía ser el adecuado.
  • El dueño del terreno no estaba disponible cuando fue a verlo.
  • Al día siguiente, el dueño le dijo que había estado despierto durante dos horas la noche anterior pensando en el precio de venta del terreno.
  • El dueño decidió vender el terreno a £120 por acre en lugar de las £200 por acre que había pedido.
  • Con la provisión del Señor, Müller pudo continuar supliendo a cuatro escuelas privadas, una escuela dominical y una escuela para adultos.
  • Se consiguieron y repartieron Biblias, Nuevos Testamentos y tratados.
  • Se donaron más de £595 para misiones locales y extranjeras.
  • Hasta 150 niños fueron cuidados a la vez en el orfanato.
  • Algunos de los huérfanos y adultos se convirtieron y se añadieron a la iglesia.
  • La hija de Müller recibió a Jesucristo como su Salvador después de 18 meses de oración.
  • Müller se dio cuenta de que su ayuda financiera había llegado a los misioneros en un tiempo de gran necesidad.
  • Algunos de los misioneros que ayudaba habían sido previamente hombres de bastante comodidad, pero habían dado todo por seguir a Cristo o les había sido quitado todo por la causa de Cristo.
  • Müller también ayudaba a estos hermanos orando por ellos.
  • Müller exponía diligencia en usar los fondos designados para los misioneros usándolo solamente para ese propósito.

Los precios suben (00:30:55)

  • George Müller, a pesar de las dificultades financieras, confiaba en la provisión de Dios y recibió donaciones inesperadas que cubrieron las necesidades de los huérfanos.
  • Müller veía las señales de la atención de Dios en detalles como recibir la cantidad exacta de dinero que se necesitaba en momentos específicos.
  • Además de gestionar las finanzas, Müller se encargaba de los niños enfermos y de buscar trabajadores adecuados para los orfanatos.
  • Müller encontraba mucha felicidad y paz en su trabajo, confiando en que Dios respondería a sus oraciones.
  • Después de 607 días de oración diaria, Müller recibió la cantidad necesaria para comenzar la construcción de nuevas casas de huérfanos.
  • Müller recibió más de once mil libras en respuesta a sus oraciones y se mudó a unas casas más amplias para albergar a más huérfanos.
  • Durante una epidemia de cólera, Müller recogió a 26 niños que habían perdido a sus padres.
  • Los gastos del orfanato aumentaron, pero Müller tuvo el privilegio de ministrar a más misioneros sin salario, quienes tuvieron ministerios muy fructíferos.

La segunda casa de huérfanos (00:37:58)

  • George Müller abrió un nuevo orfanato con capacidad para 300 niños y planeó abrir otro para 700 niños más.
  • Müller oró durante ocho semanas hasta sentir paz y gozo espiritual, y decidió mantener el asunto en secreto, incluso a su esposa.
  • Resolvió no comenzar la construcción hasta que Dios le enviara las 35.000 libras que necesitaba.
  • Después de 19 meses de esperar en Dios, comenzó a pedir donaciones más cuantiosas y recibió un regalo de varios cristianos que sumaba más de 8.000 libras.
  • George Müller fue un hombre de fe y oración que confió en Dios y no fue confundido.
  • Su paciencia fue probada durante mucho tiempo, pero al final fue honrado por Dios, quien le envió una cantidad inmensa de dinero que usó para refrescar su espíritu.

Reglas para la oración (00:41:39)

  • George Müller fue un hombre de fe y oración que confió en Dios para proveer para las necesidades de los huérfanos en el siglo XIX.
  • Fundó varios orfanatos en Inglaterra y se hizo conocido por su confianza en Dios para proveer las necesidades de los niños.
  • Para recibir respuestas a las oraciones, es necesario exponer las peticiones a Dios basadas en los méritos de Jesucristo y no en los propios méritos.
  • Las oraciones deben ser por cosas que Dios puede dar y que conlleven su honra y el propio bien.
  • Es necesario continuar orando pacientemente hasta que se obtenga la bendición, creyendo y llorando hasta que se obtenga la respuesta.
  • En 1852, George Müller experimentó una dura prueba de fe cuando su única hija se enfermó de tifus, pero él confió en que Dios haría lo mejor para ella y para sí mismo.
  • En lugar de construir una segunda casa grande para el orfanato, George Müller decidió construir dos casas más capaces de acomodar a mil niños en el mismo terreno.
  • En 1857 se inauguró la segunda casa y, en una ocasión, cuando la caldera de la primera casa estaba goteando, George Müller oró a Dios para que cambiase el viento del norte por un viento calmado del sur, lo cual sucedió.

Movimiento del Espíritu Santo (00:45:00)

  • George Müller fue un hombre de fe y oración que dedicó su vida a ayudar a los huérfanos y necesitados.
  • Fundó varios orfanatos y escuelas en Bristol, Inglaterra, donde miles de niños encontraron un hogar y recibieron educación y formación cristiana.
  • Müller confiaba en Dios para proveer las necesidades de los huérfanos y nunca tuvo ingresos personales ni terreno propio, pero Dios siempre proveyó a través de donaciones de creyentes.
  • A lo largo de su vida, Müller pudo dar cerca de tres millones de dólares a la obra misionera y ayudó a que miles de almas se convirtieran a Cristo.
  • Su ejemplo de fe y oración ha inspirado a muchas personas en todo el mundo.
(Visited 1.621 times, 1 visits today)

Quizás te puede interesar estos videos

Post A Comment For The Creator: Solidaria TV

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *